La regla 50-30-20

La economía en el hogar es clave para una vida plena. Los asuntos del dinero es la principal causa de divorcio y la mayor causa de stress, una persona o una familia no puede salir adelante si no administra de forma eficiente sus bienes. En estos tiempos tan difíciles se vuelve más crítico, cada centavo cuenta, no se puede dejar al azar o esperar a sacarse la lotería.

Toda empresa y entidad de gobierno funciona con un presupuesto. Normalmente se calcula cuanto dinero ingresará y en consecuencia cuanto se proyecta gastar. Pero no se deja como un ejercicio de papel, constantemente se debe estar actualizando y haciendo ajustes porque siempre hay imprevistos. El mismo mecanismo podemos usar en nuestra vida personal o de familia.

Esto puede sonar como mucho trabajo, pero hallando un proceso práctico se puede llegar a una buena administración. Una técnica muy útil es la regla 50-30-20 que fue desarrollada por la senadora por los Estados Unidos, Elizabeth Warren junto con su hija. Hay que seguir estos pasos:

Calcular ingresos. Apuntar los salarios y/o ingresos por negocios u otras actividades para llegar a un monto por mes, esto debe ser después de impuestos.

50% en necesidades básicas. Hacer una lista de los gastos mensuales básicos tales como: renta, luz, agua, salud, comida, etc. todo lo requerido para vivir, estos gastos deberán ser la mitad de los ingresos.

30% en entretenimiento. De que sirve la vida sino tenemos esparcimiento. Anotar los gastos mensuales de cine, paseos, restaurantes y todo lo que nos produzca placer. Ajustarlo a que sea el 30% del presupuesto.

20% en ahorro. Buscar alojar una quinta parte de los ingresos en ahorro para nuestros sueños, puede ser una casa, un auto o un viaje. Es recomendable dividir el ahorro en dos: corto y largo plazo, se pueden tener dos cuentas bancarias para tal fin.

Quizás al hacer este ejercicio nos daremos cuenta que más del 50% se va en necesidades básicas, en eso caso hay que buscar forma de reducir esos gastos o encontrar más fuentes de ingreso o mejorar las existentes. Sería fácil pensar que podemos sacrificar el presupuesto de entretenimiento, no lo recomiendo, ya que una vida sin esos momentos se vuelve monótona y a final de cuenta repercute en el bienestar y en la salud.

Esta fórmula está pensada para tener un balance en la vida, un joven que va empezando su carrera y no tenga familia podrá asignar mucho más de 20% de ahorro y sería muy inteligente hacerlo.

Como mencioné al inicio, los imprevistos están a la orden del día por lo que un mes podríamos tomar un porcentaje del entretenimiento y el ahorro para solventar lo que nos arroje la vida. Es importante vivir dentro de nuestros alcances y evitar acudir al crédito para solventar nuestros sueños.

¿Haz elaborado un presupuesto para tu persona o casa? ¿Que te ha funcionado para ahorrar? ¿Llevas registro de tus gastos?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to Top