Trump, maestro de la persuación

El magnate de bienes raíces neoyorkino parace que será el candidato republicado para las elecciones 2016. Este polémico empresario que decidió irse a la política para competir por el puesto más alto, ha causado revuelo por sus declaraciones. Desde que inició la campaña dijo que los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos eran violadores y ladrones, también dijo que va a construir un gran muro y deportará a todos los ilegales del país. También ha propuesto prohibir la entrada a todos los musulmanes a su país por considerarlos potencialmente terroristas.

Debo confesar que al escuchar estas declaraciones sí hizo que mi sangre ebullera, ¿cómo se atreve a hablar así de mis paisanos? Aunque después haya dicho que amo a los mexicanos y que el gobierno de mi país es completamente corrupto (cosa que tiene razón). Como todos, me sentí insultado y veo que al rededor del mundo la reacción es similar.

Sin embargo, empecé a leer el blog de Scott Adams, creador de Dilbert (uno de mis cómics preferidos) y vi a Donald Trump de otra manera. No como un racista, idiota que no sabe de que habla, un ultraderechista que va a llevar al mundo a una tercera mundial, no. Sino como un experto vendedor, negociador y sobretodo con un poder de persuación digno de admiración.

Antes de que me taches de estúpido o traidor, lee con atención y pregúntate lo siguiente ¿cómo es posible que un ser tan despreciado por la “mayoría” de las personas esté arrasando en las primarias republicanas? Si tu respuesta es: la gente de poca educación y racista está apoyándolo, te tengo malas noticias, no es así. La respuesta es sencilla: Trump no es político y la gente está harta de los políticos. Ese es su máximo activo, es algo que no tiene Hillary Clinton, ni la mayoría de sus contrincantes. Otro atractivo para los votantes es que es un millonario que está poniendo su propio dinero para la campaña y él dice que no le deberá favores a grandes corporaciones, esto ningún candidato lo puede decir.

Pero su éxito se ha debido a su discurso. Su estrategia es la misma que emplea al hacer tratos de negocio. Es algo que yo sepa, nadie ha intentado con resultados positivos. ¿Has escuchado alguno de sus discursos? Habla de forma muy sencilla, es fácil de entender, pero además sabe que parte de su mensaje será captado y a pesar de no dar ni un cinco a la prensa, siempre está en las noticias. Los medios de comunicación aunque lo desprecian, lo tienen que cubrir porque representa ratings. Su presencia causa reacción, es indudable.

Dice Scott Adams que Donald Trump es un mago. Utiliza frases para hacer magia. ¿No me crees? ¿Cómo explicas el apoyo de hasta un tercio de latinos a Trump? ¿No deberían odiarlo por qué los va a correr del país? La realidad es que para muchos mexicanos en Estados Unidos que se emigraron (y pueden votar) les beneficia que los ilegales se vayan del país, más trabajo para ellos.

Muchos argumentan que sus propuestas son imposibles de realizar. Tomemos como ejemplo el muro que construiría. Para empezar, ya existe un muro fronterizo y por estos rumbos hasta 2 cercos hay. Segundo, ¿México pagaría por el muro? ¿Cómo haría esto? En los documentos de propuesta indica que cobraría a los visitantes que se internen en Estados Unidos, con ese dinero construiría el muro. Por supuesto que esto fuera devastador para el comercio y el turismo, pero dice Scott Adams que es un “precio alto” el cual negociaría con México en caso de ganar, para llegar un punto intermedio donde quizás reforzaría la frontera y se hicieran más deportaciones, pero no al nivel que todos piensan, así quedarían contentos tanto los americanos anti-inmigrante (que son muchos republicanos) y el gobierno de México.

Lo que ha logrado Trump magistralmente es desarmar a sus rivales. Pintó a Ted Cruz como un mentiroso y al partido republicano como tramposo por querer quitarle la candidatura. Cuando un candidato se queja de su propio partido (lo cual es muy valiente) obtiene muchas simpatías. Ayer dijo que si Hillary fuera hombre no obtuviera ni el 5% de los votos, diciendo que su única aptitud es ser mujer. Este planteamiento tumba su mayor activo y la pone a la defensiva en un terreno que no debería meterse. Una estrategia donde pida el voto por solo ser mujer hasta sería ofensivo para los votantes, se supone que deben votar por el mejor, sin importar el género, eso es equidad.

Para los que tienen miedo de que Donald Trump sea el próximo Hitler, no se preocupen. Lean un poquito de historia y estudien el sistema republicano, no es posible concentrar tanto poder en manos de una persona. Pregúntenle a Obama, no puede hacer prácticamente nada sin el congreso. También existe el contrapeso del sistema judicial y el sistema federal donde los estados tienen mucho poder sobre las políticas públicas. Es imposible que sea Hitler aunque diga que va a exterminar a todos los judíos, de hecho es pro-Israel. Pero no solo eso, su ideología y propuestas distan mucho de ser las del partido nazi, no hay comparación.

En conclusión, si ves la política como un juego o espectáculo, estas elecciones son de las más interesantes y entretenidas que pueden haber. ¿A poco te creíste todo lo del “Hope and change” de Obama? Estamos siendo testigos del “Make America great again”, es espectacular, es show business en su máximo nivel.

Una respuesta a “Trump, maestro de la persuación”

  1. Pingback: Fracasar para lograr el éxito – Aventuras en pantalones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*