Trump es Fox

foxtrump

La campaña por la Casa Blanca de los Estados Unidos en el 2016 ha llamado mucho la atención por el personaje que es Donald Trump. Y no solo en los Estados Unidos, sino en todo el mundo. Todos tienen opinión sobre el magnate por su forma de conducirse, arrogante, sin pelos en la lengua y muchos lo consideran ofensivo y un riesgo para el planeta. Pero Trump ha sido consistente, toda su vida ha sido así, ha construido su persona alrededor de esas características y ha logrado construir un imperio. Expertos consideraron su entrada a la política como una broma, pero cuando arrasó las primarias republicanas, lo empezaron a tomar en serio y ahora está compitiendo con Hillary Clinton para la presidencia cuya elección se llevará a cabo el 8 de noviembre de 2016.

Trump ha hecho enemigos y entre ellos uno en México ha sido muy vocal para criticarlo, el Sr. Vicente Fox Quezada ex-presidente de México. Lo ha llamado fascista, racista, dijo en televisión que los mexicanos no van a construir su “fucking wall”. El mismo Fox que hace unos años apoyó al actual presidente de México, Enrique Peña Nieto y ha promovido el pacto con el narcotráfico así como la legalización de la mariguana.

Percibo entre estos dos personajes grandes similitudes, a ver si estás de acuerdo:

  • Empresarios no políticos. Tanto Trump como Fox vienen de la iniciativa privada, Fox llegó a ser presidente de Coca-Cola en México. Estaba muy bien en sus negocios y después fue invitado por una leyenda dentro del PAN, Manuel J. Clouthier para buscar el cambio en México mediante puestos de poder. Llegó a ser diputado y luego gobernador de Guanajuato. De Trump su trayectoria como empresario de bienes raíces es bien conocida y en años recientes hasta tuvo su reality show en televisión. Coqueteó con la política desde el 2004, pero hasta el 2016 se animó a ir por la presidencia.
  • Bravucones, dicen lo que piensan. Ambos personajes se jactan de decir las cosas como son, su máximo activo ha sido que no pertenecen a la clase política y que sus éxitos en los negocios se pueden traducir en buenas gestiones públicas. La campaña de Fox siempre causó polémica, insultaba a sus rivales, especialmente al del partido del poder. Su lema de campaña fue el cambio, aunque aquí la gran diferencia entre ambos, Fox compitió contra un partido que llevaba 70 años en el poder. Trump también maneja el discurso del cambio, pero con nostalgia hacia la administración de Ronald Reagan, donde, según él, América era grandiosa.
  • En partidos conservadores. Tanto Fox como Trump fueron arropados por el partido conservador de sus respectivos países, pero ninguno de los dos comulgan al 100% con todos los preceptos de los partidos, en el caso de Trump el Republicano y Fox el Partido Acción Nacional (PAN). Al ser empresarios, su filosofía del libre mercado, impulso a los negocios, libre comercio, etc. los llevó hacia estos partidos, pero en cuestiones sociales son más flexibles.
  • Tuvieron roces con el partido. Vicente Fox no llevó la línea del PAN, tanto así que hizo una organización paralela llamada “los amigos de Fox”, la cúpula panista lo tenía que aguantar pero a puerta cerrada lo quería controlar, pero éste nunca se dejó. Exactamente lo mismo pasa con Donald Trump, no escucha al liderazgo republicano, algunos abiertamente lo han rechazado, pero lo aguantan porque es el candidato.
  • Contra el sistema. Cuando el Instituto Electoral (IFE) mandó a publicar las boletas electorales, Fox pidió que se pusiera su silueta como símbolo lo cual fue rechazado, ahí hizo una de sus polémicas declaraciones al decir que era una “marranada”, y los acusó de ser parciales. Trump empezó a decir lo mismo del proceso electoral actual, pero en el sentido de la cobertura de los medios y de los estados donde se contarán los votos donde dice que habrá posibles fraudes.

En el tercer debate se le preguntó a Trump si aceptaría los resultados de la elección a lo cual respondió que tendría que ver como se daban, incluso dijo abiertamente que la elección está “amañada”. Con estos comentarios muchos hicieron la comparación con el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador por cuestionar a las instituciones y no aceptar los resultados electorales. Pero esto es solo una coincidencia, AMLO tiene otra personalidad, otra filosofía, es de izquierda, siempre ha sido político, etc. No veo muchas similitudes entre estos personajes.

Pero hay un paralelo que está por verse, Fox ganó la presidencia. Las encuestas dicen que Hillary Clinton va arriba, pero las encuestas son engañosas. Recuerdo en el 2000 que vi en la revista Proceso que una semana antes las elecciones, de 7 encuestas, todas excepto una ponían a Fox arriba, y al final de cuentas ganó por aproximadamente 12 puntos. ¿Estaban amañadas las encuestas o falló la metodología? No recuerdo haber visto una explicación satisfactoria. Con esto no digo que Trump vaya a ganar, el sistema electoral americano es muy diferente porque se votan por colegio electoral no por voto popular. Todo puede suceder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*