Racismo en México

Quedé impactado al ver este video sobre entrevistas a niños mexicanos respecto a dos muñecos uno blanco de ojos azules y otro de piel negra. Me sorprendió como con toda sinceridad estos niños decían que la gente no blanca es “mala”, no digna de confianza. No creo que estos niños sean malos o criados en un ambiente racista, sino que son un reflejo de una sociedad mexicana que es intrínsecamente racista.

Yo siempre pensé que en México no había racismo, sabía que había clasismo, que se despreciaba a los pobres o quizás algo de xenofobia. Pero ¿racismo? Al nosotros ser una mezcla entre indígenas y españoles, creí que esas nociones no eran parte de nuestra cultura. Pensé que solo los norteamericanos que esclavizaron a los negros y discriminan a los latinos eran los racistas. O que los alemanes o asiáticos eran los racistas, pero no los mexicanos.

Con tristeza me doy cuenta que nuestra sociedad efectivamente es racista. Lo constaté en años recientes en Twitter en dos ocasiones. Primero con el escándalo sexual del cantante Kalimba, muchos de los chistes que ponían en las redes sociales eran racistas, Kalimba que tiene rasgos africanos se le denigraba por esta razón, así como supuestamente haber violado a una menor de edad. La segunda ocasión resultado de un juego amistoso entre Brasil y México, se desató en los dos países una “guerra de tuiter” con expresiones extremadamente racistas.

Aunque por supuesto Twitter no es la sociedad mexicana, pero de alguna forma es el termómetro de cierto sector de la sociedad. Normalmente en Twitter afloran las pasiones y los pensamientos de muchas personas que de otra manera no se expresarían.

Además de los mexicanos ser racistas, somos muy hipócritas. Ponemos el grito al cielo cuando aprueban leyes discriminatorias en estados como Arizona, nos rompemos las vestiduras con las acciones del alguacil Arpaio y sin embargo en México se trata igual o peor a los migrantes de Centroamérica, que además de ser víctimas de robos o violaciones a los derechos humanos, nadie ve por ellos.

Ojalá este video nos abra los ojos y los que somos padres de familia hablamos con nuestros hijos de estos temas y sobre todo dejemos de hacer expresiones racistas. Dejemos eso al doloroso pasado, aprendamos, ya estamos en el siglo XXI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*