Procrastinar

El tiempo es un regalo valiosísimo, se ha dicho que tiempo es dinero y sí lo es, siempre y cuando se aplique de forma productiva. Muchas personas (me incluyo) tenemos el defecto de perder el tiempo en pequeñeces o distracciones y no enfocarse en lo realmente importante. Esto es procrastinar, que la Real Academia define como: aplazar o diferir.

¿No te ha pasado que te sientas en la computadora decidido a terminar el trabajo que tienes y empiezan las distracciones? Te llega un correo, a lo mejor es importante, y te enfrascas en la última cadena y como dice que se lo tienes que mandar a las 20 personas más importantes, empiezas a buscar en tu lista de contactos, esto quizás te llevó 20 minutos. ¡Qué sed! Vas por un vaso de agua y en el camino un compañero te pregunta si viste el juego/novela/programa de anoche, después de una conversación sin sentido, regresas a tu escritorio y se te olvidó el vaso de agua, regresas de nuevo al garrafón.

Ahora sí, a seguirle, cuando suena tu celular y es un mensaje de texto de un amigo para preguntarte a dónde vas a ir en la noche, y empieza una conversación que te lleva varios minutos y de pronto un compañero te pregunta sobre una cuestión de tu trabajo, le contestas, deja buscarlo y entras a Google a buscar con ímpetu, luego haces un correo con la liga que encontraste y te das cuentas que tu Messenger está parpadeando, es tu hermano que te cuenta sus problemas económicos, lo regañas y por fin regresas a tu documento. Ya perdiste una hora que nunca regresará en tu vida.

Pero ¿qué hacer para minimizar la procrastinación? He aquí algunos consejos:

  • Agendar tareas importantes: Así como agendas una reunión o un evento, agendar tareas que requieren de toda tu concentración, incluso si es posible en otro lugar donde no te distraigan, ya sea una sala de juntas o una biblioteca.
  • Desconectarte: Como mencioné anteriormente, las distracciones de los celulares, teléfonos, correos, mensajes, etc. pueden sacarte de tu enfoque, es aconsejable apagar todos estos dispositivos o programas por periodos de 45 min. por ejemplo y luego dedicarle unos 15 min.
  • Dormir más: Está demostrado que dormir más incrementa tu productividad en un 30%, una persona desvelada le es muy difícil mantener la concentración por largos periodos por lo que incrementa la propensión en distraerse con otras cosas.
  • Poner límites a tus compañeros: Las fuentes de distracciones pueden venir de compañeros que pasan por tu oficina y se quedan a platicar o preguntarte, al menos que trabajes de soporte técnico, esto puede ser sacarte de tu ritmo, por lo que amablemente debes establecer que estás muy ocupado, que luego te agendas o simplemente mándame un correo para analizar el tema con calma.
  • Buenas condiciones de trabajo: Si estás en un ambiente incómodo, no higiénico o ruidoso, lo más seguro es que no seas productivo. Tener buena silla, iluminación y las herramientas necesarias de trabajo es importantísimo. Sino cuentas con ellas, habla con tu superior y exígelas. Promete mayor productividad y ganancias si tienes esas condiciones.

El hábito de procrastinar afecta todos los aspectos de nuestra vida, causa muchas pérdidas económicas y hasta puede arruinar vidas. La tecnología no hace más que distraernos y sacarnos de nuestras metas diarias. También es llamado “síndrome del estudiante”, por hacer las tareas a último momento, no es más que mala administración del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*