Peña-Trump

Trump-Pena

En todos los medios nacionales y hasta internacionales se ha tratado la noticia de la reunión entre el presidente de México Enrique Peña Nieto y el candidato republicano de los Estados Unidos, Donald Trump. Es muy evidente el rechazo de muchos mexicanos desde ciudadanos hasta celebridades, todos condenan este encuentro ya que consideran que se le dio una plataforma a un personaje que ha denostado a los inmigrantes mexicanos uno y otra vez. Ha insistido que levantará un muro en la frontera y que México lo pagará.

Se me hizo muy interesante de este evento por el lado político y mediático donde el claro ganador es Trump.

El gobierno de México tuvo la gran idea de invitar a los candidatos de elección, no sé si lo hizo a los 2 al mismo tiempo pero Trump respondió de inmediato y fijó la fecha para el miércoles 31 de agosto del 2016, el mismo día que tenía agendado hacer su discurso sobre migración en Arizona. El gobierno mexicano pudo haber dicho que ese día no podía el presidente, pero no, aceptó la fecha de Trump. Desde ahí empezaron mal.

No sabemos como transcurrió la reunión privada entre Peña y Trump, pero sabemos las posturas que fijaron cada uno en la conferencia de prensa. Peña con su discurso político habitual hizo una tímida defensa de los mexicanos, pero el énfasis fue decir que Estados Unidos también necesita de México y que los americanos pasan muchas armas y dinero ilegal a México. Pero ¿qué hace el gobierno mexicano al respecto? Trump fijó una postura más firme y propuso 5 puntos para la agenda bilateral, en lo cual destaca el muro por supuesto, pero también dijo que iba a acabar con el narcotráfico, cosa que no escucho muy frecuentemente y que en los medios no lo replicaron, sin embargo lo veo de suma importancia, porque sabemos que la narco economía se ha vuelto vital para ambos países.

No vi mucho de la conferencia de prensa, pero me enteré que solo los medios extranjeros pudieron hacer preguntas y solo Trump contestaba, Peña estaba como un expectador más.

Considero que el discurso de Trump fue bueno, conciliador por un lado y firme por otro. Como acto de campaña fue totalmente exitoso y viene a la pregunta de ¿a cambio de qué? No me cabe en la cabeza que esta reunión no haya sido avalada por la Casa Blanca, después de todo, el encargado de la seguridad del candidato es el servicio secreto. Hay algo que no sabemos.

Dice Peña Nieto en un artículo que escribió para El Universal, que fue para fijar la postura mexicana, para que le bajara a su retórica en pocas palabras. El presidente dice que no busca influir en las elecciones, pero ya lo hizo y de qué manera. En su artículo Leo Zuckerman opina que Peña Nieto hizo una gran apuesta y que buscaba ganar puntos al hacer que Trump pidiera perdón o de perdida se tragara algunas de sus palabras, de tal forma que se viera bien al encarar al villano favorito de México.

Yo siento que las motivaciones fueron lo que se le conoce como la política de apaciguamiento o appaesament. Antes de la Segunda Guerra Mundial el primer ministro británico Chamberlain trató de contener a HItler dándole lo que quería para así evitar la guerra, ya sabemos que esto fue un error histórico y tuvo que haber un Churchill para poder enfrentarlo cuando Alemania ya había conquistado casi todo Europa. Peña Nieto le dio un regalo político para más adelante, si gana Trump, poder negociar la reducción de las medidas anti-migratorias o políticas que puedan afectar a México. Otros dicen que hay que tener a los enemigos cerca.

En el discurso que hizo el mismo día de la reunión, Trump dijo que México va a pagar el 100% del muro. Esto hizo que Peña Nieto en su cuenta de Twitter dijera que le expresó que México no lo haría. Esto se me hace bizarro, usar una red social en vez de los canales diplomáticos para fijar posturas, añadiendo más cosas a lo que ha sido un espectáculo de lo más extraño en política exterior y campañas políticas.

Falta ver si Hillary Clinton acepta la invitación del gobierno mexicano, sino lo hace será desastroso (aún más) lo que indicará un gran descontento por parte de la candidata demócrata, lo cual son malas noticias si ella gana la elección.

Vamos a ver cuáles son las repercusiones para México esta apuesta de Peña Nieto, que intuyo resultará en una desaprobación de su mandato aún más intensa, con todavía 2 años de gestión, un presidente débil no le conviene al país, provocaría inestabilidad económica y social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*