Oasis, bastardos con gloria

No se puede hablar del rock de los noventas sin considerar a Oasis. La banda inglesa comandada por los hermanos Gallagher sonaron fuerte en la radio con sus himnos de rock, guitarras distorsionadas, batería pulsante y la voz nasal de Liam. El autor de las canciones era el otro hermano, Noel, era el cerebro de la banda y maestro del plan.

Recientemente vi el documental de Oasis llamado Supersonic que cuenta la historia del inicio de la banda hasta llegar a su máximo nivel. Como fan de la banda y amante del rock, me encantó esta cinta que fue realizada por los mismos del documental premiado de Amy Winehouse, estaba en buenas manos.

Oasis siempre me ha fascinado por su dinámica entre los hermanos que se odiaban, pero a la vez se amaban. La fuente de su inspiración fue el tremendo rencor que le tenían a su padre y la devoción de su madre que los sacó adelante. Su infancia en Manchester fue en los sectores de gente trabajadora y desde niños los hermanos mostraron un interés por la música, su influencia es obvia en su música: The Beatles.

La banda irrumpió en la era del grunge, el Pacífico Noroeste dominaba el rock con su actitud desentendida y sus letras antisistémicas. Recuerdo escuchar el primer sencillo de Oasis, Live Forever, el cual tiene una mezcla perfecta de rock con pop, una melodía pegajosa, pero con una actitud agresiva.

Hablando de actitud, lo que hizo que muchos odiaran a Oasis fue la arrogancia. En sus buenos tiempos anunciaban a los cuatro vientos que eran la mejor banda del mundo y otras declaraciones de ese estilo. En el documental Noel hablaba como todo era parte de un plan, era sumamente ambicioso. Esto me llamó mucho la atención, el enfoque de Noel los impulsó cada vez más arriba, las canciones que componía tenían un propósito.

Al final de cuentas las constantes batallas entre los hermanos y el estilo de vida de drogas y alcohol terminó por desgastarlos. Tanto éxito definitivamente tiene un alto costo que no estaban preparados a manejar. El documental concluye en uno de los conciertos más grandes en el área rural de Inglaterra con una asistencia de un cuarto de un millón en un par de días.

La banda siguió haciendo álbumes, pero no con el éxito que tuvieron a mediados de los noventas. Los hermanos se volvieron pelear y acabaron con la banda, estoy seguro que volverán a reunirse pero solo para explotar la nostalgia como lo hacen mucho grupos actualmente, quizás no lo hagan precisamente por esto.

Puedes ver el documental en Netflix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*