Margarita sale del PAN

Lo que está sucediendo en estos momentos con la salida de Margarita Zavala del PAN es quizás la cúspide de una acumulación de conflictos entre el grupo Calderonista y la cúpula del PAN todo con miras a las elecciones presidenciales del 2018.

Primeramente, creo que Ricardo Anaya es muy hábil políticamente, ha tan corta edad ha logrado posicionarse como líder de la segunda fuerza política del país, ha construido un frente con 2 partidos y quizás con un tercero, el cual combinado los votos podría ganar la presidencia. Hemos visto como ha destrozado en debates al presidente nacional del PRI. Sin embargo, su habilidad de oratoria y de construir acuerdos no quiere decir que pueda dirigir una nación, no ha tenido la experiencia de gobernar. El PRI por medio de medios como El Universal, lo ha atacado constantemente sacando sus “trapitos al sol” con el enriquecimiento de su familia y otros movimientos que se perciben ilegales o inmorales. A estos embates también ha tenido la habilidad de torearlos y que no le afecten tanto.

El problema de Anaya es que no es tan popular como para ser candidato. Él ha mandado a hacer múltiples encuestas (algunas me han tocado contestar) y siempre queda en tercer lugar atrás de Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle. Aún así él se considera candidato viable lo cual me hace pensar es que su estrategia es tumbar a los demás candidatos para que quede solamente él. Al construir el Frente Ciudadano con el PRD y Movimiento Ciudadano ya tumbó a candidatos de otros dos partidos. Margarita lleva meses diciendo que Anaya debe poner las reglas para la selección del próximo candidato del PAN, pero al registrar el Frente ante el INE, las reglas cambiaron. Lo más sano y políticamente correcto es abrir a los ciudadanos la candidatura y que los ciudadanos o los miembros de los partidos del frente lo elijan, pero Anaya apuesta a un acuerdo entre las cúpulas lo cual considero un grave error.

¿Por qué ahora sale Margarita del PAN? Pues porque se agota el plazo ante el INE para registrarse como independiente y ella sabía que no había forma de ser candidata del frente mientras Anaya estuviera ahí. Hace unos días estuvo coqueteando con la idea de ser candidata por el Partido Encuentro Social. Aunque ella ha estado al frente en las encuestas o muy cerca de Andrés Manuel López Obrador, siento que no tiene las tablas en presencia y oratoria para emocionar y conseguir seguidores necesarios para ganar, no he visto alguna idea que destaque y su mayor activo (que también es desventaja) es ser esposa del expresidente Felipe Calderón.

Ahora, políticamente creo que es un acierto la renuncia al PAN por parte de Margarita. Me recuerda a la renuncia de Felipe Calderón al gabinete de Fox cuando era Secretario de Energía, sobre esa “rebeldía” construyó su candidatura, al demostrar que no se iba a doblegar ante el status quo, pero a diferencia, Calderón permaneció en el partido aún con las diferencias que tenía con el dirigente en ese entonces Manuel Espino, aunque se odiaban fueron institucionales y lograron la victoria. Siento que a Margarita no le va alcanzar como independiente, es un gran riesgo que está tomando al no contar con la sólida estructura electoral que tiene el PAN, hay que recordar que López Obrador en el 2006 con el PRD y los aliados tuvieron el 50% de representantes de casillas y en una elección cerrada marca la diferencia.

Ahora el discurso de Anaya es que Margarita le está beneficiando al PRI al tratar de debilitar el Frente Ciudadano, y es que sí hubo una alianza de senadores afines a Calderón con el PRI para aprobar un Fiscal General con Raúl Cervantes, actual Procurador General y priista distinguido amigo del presidente Peña Nieto. Esto lo evidenció hábilmente Anaya y evitó que sucediera, pero obtuvo un regalo político por parte de Felipe Calderón, la narrativa de que Margarita es cercana al PRI.

A pocos meses de las elecciones la moneda está en el aire y ahora hay 4 actores fuertes en la contienda: López Obrador, el candidato que ponga el PRI, el que ponga el Frente Ciudadano y Margarita. Las cosas se ponen más interesantes.