¿Funcionan los decretos?

Los decretos son frases de tono positivo que sirven para motivar o cambiar la actitud para lograr objetivos o superar adversidades. En plano del new age se usan como oraciones dirigidas al universo para que éste accione y nos brinde abundancia y felicidad.

Algunos ejemplos de decretos son los siguientes que fueron tomados de este sitio:

  • Soy infinitamente virtuoso porque tengo la divina capacidad de perdonar. No hay lugar para la amargura, la ira, el odio o la tristeza en mi corazón. Todas las huellas malas del pasado, están apagados para siempre. Te perdono, soy perdonado y soy feliz.
  • Tengo amor en mi corazón y sólo eso atrae buenas vibraciones a mi vida. Mis amigos, mi familia, mis compañeros de trabajo y todos los seres que encuentro, perciben la luz de amor que irradio y me devuelven esa energía en forma de amor infinito.
  • Mi conciencia es la fuente de toda riqueza y abre ante mis canales ilimitados donde fluyen el dinero y los bienes materiales que actúan en mi beneficio.
  • Yo soy un ser de luz

La ciencia no tiene conclusión sobre la efectividad de los decretos, pero algunos estudios han concluido que ayudan a levantar la autoestima. Como muchas cosas en la vida, funcionan si uno le tiene confianza o fe. Si es usted una persona creyente, podrá decir que mejor hay que pedirle a Dios y él concederá, de nuevo esto es también efectivo en relación a lo que se pida y lo que uno como persona invierte en lograr lo que se pide.

A diferencia de las oraciones a Dios, los decretos se limitan a uno mismo, uno no puede hacer decretos por otras personas o por el mundo. En este sentido, el decreto tiene la función de reprogramar en la mente una nueva actitud que necesariamente debe ser positiva y de superación. Los ejemplos que puse tienen cierto lenguaje místico o de metafísica, pero pueden ser tan sencillos como queramos y en términos incluso de negocios o de superación personal.

En mi punto de vista los decretos funcionan. Cuando elaboras un deseo en la primera persona con un resultado específico y lo escribes diariamente, hay un efecto de presencia en la mente, no quiero decir que el Universo empieza a conspirar a tu favor, solo que el enfoque te permite ver patrones u oportunidades que quizás no tenías en cuenta.

Por ejemplo, si decretas: voy a ganar el doble de lo que gano en seis meses, escribirlo varias veces o decírtelo a la cara cada mañana, hará que cuando veas la televisión o internet empieces a ver otras formas de obtener ingreso, quizás en tu trabajo tu jefe mencionará algo de un puesto nuevo. Al estar sintonizado en la idea de duplicar el salario, estarás más sintonizado a detectar oportunidades y estás más propenso a actuar sobre ellas.

Claro que hacer decretos imposibles como: voy a ser la persona más guapa del mundo o estar en la lista de Forbes, solo te hace ver como un iluso garantizando el fracaso.

La razón por la que recomiendo los decretos es que son muy fáciles de implementar, no cuestan más que unos minutos y el posible beneficio es inmenso.

¿Has hecho decretos? ¿Cuál es tu experiencia?