Family of Secrets

Estados Unidos no es una monarquía, pero lo más cercano que tuvo fue la familia Bush. Tres generaciones de esta familia estuvo en la cúpula del poder cambiando la historia de este país de formas que no se verán en libros de historia y no se tocaron en las noticias. Un libro que documenta la familia Bush desde Prescott hasta George W. es Family of Secrets de Russ Baker. Es un libro que se atrevió a investigar (hasta donde pudo) los movimientos políticos, militares y de negocios que fueron hechos en la oscuridad y que en círculos de teorías de conspiración se tocaban, pero sin mucha documentación y en tono alarmista.

Hay dos personajes centrales en este libro, el papá George H.W. Bush (que le dicen de cariño Poppy) y el hijo George W. Bush (W.) presidentes 41 y 43 de los Estados Unidos.

Poppy Bush un condecorado piloto de la Segunda Guerra Mundial, estuvo involucrado con la CIA desde los sesenta. Él estuvo el día que asesinaron a John Kennedy en Dallas, pero después lo negó y construyó pruebas para demostrar que no estaba ahí, cuando hubo testigos. Lo más incriminatorio es un amigo de Bush que también fue amigo del asesino Lee Harvey Oswald, que después quiso decir la verdad y murió de “suicidio”. Hay muchas pruebas para indicar que Bush tuvo que ver con el asesinato de Kennedy y que nunca se investigarán, en su tiempo en la CIA se encargó de borrar cualquier indicio. ¿La razón? Kennedy quiso desmantelar la CIA después del fracaso de invasión de Bahía de Cochinos en Cuba, al menos eso dice el libro.

Otro gran evento en la experiencia americana fue la renuncia de Richard Nixon a la presidencia por el escándalo de Watergate. Muchas circunstancias y personas alrededor de Bush estuvieron involucrados en los sucesos, de hecho, Pappy fue presidente del partido republicano en ese entonces, todo apunta que Nixon no ordenó a espiar a los demócratas, no tenía razón para hacerlo, fue una burda trampa para enredarlo con sus grabaciones y llevarlo a la renuncia. ¿Por qué Bush estuvo detrás de Watergate? Nixon también tuvo una mala relación con la CIA y su visión de relaciones internacionales contrastaba con los interesas petroleros de Bush y sus amigos.

En los setentas Poppy consolidó una de las relaciones más oscuras y a la vez más lucrativas de la historia moderna, Estados Unidos con Arabia Saudita. Este país además de tener reservas grandes reservas petroleras, le sirvió a la CIA de Bush en la realización de operaciones de inteligencia y terrorismo que no serían permitidos bajo las leyes norteamericanas. Los saudis fueron pieza clave para mover armas a los rebeldes afganos contra la URSS y hasta financiaron a Osama Bin Laden que luego se revirtió el 9/11. La relación entre Arabia Saudita, que es uno de los países con más violaciones humanas, y los Bush se documentó también en la película de Michael Moore Fahrenheit 911.

La historia de W. está también llena de secretos, en su juventud fue un chico que le gustaban las fiestas, consumía mucho alcohol y drogas. Evitó ir a la guerra de Vietnam gracias a que su padre lo puso en la Guardia Nacional y no pudo terminar su servicio por los excesos. Gracias a las conexiones de su padre administro pésimamente negocios petroleros y hasta llegó a ser dueño del equipo de béisbol Rangers de Texas. Su ascenso en la política también fue a la sombra de su padre, primero como gobernador de Texas y luego, como todos sabemos, presidente 2 veces. Se le puede atribuir esas proezas políticas a sus operadores, en especial a Karl Rove, conocido por su astucia y tácticas sucias.

Durante la administración de W. su incompetencia se vio opacada por la ambición de su vicepresidente Dick Cheney (que fue secretario de Defensa en la era de Poppy), llevo a este país a la guerra de Irak beneficiando a su grupo de empresarios como el grupo Carlyle y su antigua empresa Haliburton. Se dice que Cheney ha sido el vicepresidente más poderoso de los Estados Unidos.

Este libro revela mucho de cómo la política y los negocios se entrelazan y funcionan como un aparato con el fin de enriquecer a unos cuantos, no importando si se requieren guerras o políticas en perjuicio de los ciudadanos. Creo importante comprender como algunos sucesos de la historia se ven reflejados en los libros, pero no hacen sentido al menos que se conozcan las motivaciones y los beneficiados, ¿Sadam Hussein tenía armas de destrucción masiva? Los Bush son unos criminales que nunca en su vida pisarán la cárcel.

¿Te gustaría leer el libro? Cómpralo aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*