Como elegir una carrera

eleccion de carrera

Ahora que mi hijo mayor está en sus últimas etapas de la preparatoria, aún no tiene claro que va a estudiar y dice que este verano lo determinará. Es una decisión muy importante, la elección de carrera definirá su vida ¿verdad? Creo que no, ahorita explico por qué.

Primero les platico como decidí estudiar ingeniería en ciencias computacionales, un amigo le gustó esa carrera e influyó sobre mí para elegirla, esa es la historia corta. Hay que decir que sí me llamaba la atención la computación, en general la tecnología y sí pensé que era la carrera del futuro. Contemplaba también estudiar ingeniería industrial y física, de alguna forma estas carreras tenían que ver con las matemáticas.

Una vez terminada mi carrera, tuve la fortuna de trabajar en el área, pero años más adelante el destino me llevó al gobierno y por un tiempo contemplé quedarme en esa área, pero finalmente regresé a la tecnología, porque sentía que estaba desperdiciando mi carrera y que me estaba quedando atrás, pero en realidad es lo que más me gusta hacer.

Yo salí de la universidad en 1995 y todo ha cambiado. Estoy consciente que mis experiencias ya no aplican para estos tiempos, de hecho estoy pensando que las universidades ya son obsoletas. Pero ¿qué fue lo que cambió? ¿qué hace las carreras ahora menos relevantes?

Dos cosas revolucionaron el mundo laboral: el Internet y la globalización.

Esto quiere decir que el Internet permite ahora trabajar, vender productos y ofrecer servicios en cualquier lugar del mundo. Para un millenial es posible vivir trabajando desde su casa o desde cualquier lugar del mundo con una laptop y conexión a internet.

La globalización permite ahora no solo buscar trabajo cerca de tí, sino en todo el país y el mundo. Con las habilidades correctas, el lenguaje y la tecnología, el cielo es el límite.

Aunque las posibilidades son numerosas, la elección de carrera se hace más fácil, porque ahora lo que estudies te ayudará a tener los fundamentos y no a determinar tu profesión.

Considero que para ser exitoso en el mundo laboral o en lo que emprendas debes contar con las siguientes habilidades:

  • Escribir bien. La comunicación escrita efectiva es extremadamente importante. Muchos jóvenes ahora escriben utilizando muchas siglas y emoticons para su comunicación en línea, pero en la vida profesional, deberán hacer informes, cartas, correos electrónicos, etc. para tratar asuntos muy importantes, afecta mucho a la vida profesional no hacerlo como un profesionista.
  • Hablar bien. El lenguaje hablado y corporal puede impulsar a cualquier persona y destacar en cualquier ambiente de negocios. Hay conferencistas o youtubers con millones de seguidores que lo logran en base a un lenguaje articulado y entretenido. No se diga en áreas de humanidades o ventas.
  • Trabajo en equipo. Aunque elijas una carrera donde estés solo con una computadora, siempre requerirás apoyo de otras personas. Cualquier labor se hace miles de veces mejor si es realizada por varias personas donde cada una aporta diferentes habilidades y creatividad. Ser un buen líder quiere decir llevar al equipo hacia sus objetivos.
  • Manejar bien el dinero. No necesitas ser economista o contador para utilizar los recursos de forma efectiva. Cualquier negocio o vida personal se puede ir abajo por no administrar bien el dinero, todos debemos saber cómo no pagar tantos impuestos, como ahorrar e invertir, aunque seas un historiador o biólogo.
  • Siempre aprender. Esto podría no parecer una habilidad, quizás sea más bien un hábito, pero nunca debemos dejar de aprender. Incluso conocer áreas no relacionadas con nuestra carrera, abre un abanico de posibilidades y enriquece la mentalidad del individuo, llevando indudablemente al éxito profesional.

Estas habilidades que mencioné no están en la currícula universitaria, quizás el trabajo en equipo sí es prevalente, pero no se enseña per se cómo hacerlo, simplemente se arman los equipos y se asignan proyectos. Lo que sí ofrece la universidad que es muy valioso es el espacio de relación humana, la mentoría que puede dar un buen maestro, la disciplina y para muchas carreras: el título.

En resumen, tu carrera no va a determinar tu futuro, es solo el punto de partida. Al menos que quieras ser doctor, abogado u otras carreras donde el “papelito” es obligatorio, puedes estudiar lo que más te guste con el fin, no de dedicarte a eso toda la vida, sino de ser el empujón hacia un destino que ni te imaginas.

Es un momento muy emocionante para ser joven, disfrútalo, el mundo es todo tuyo.