Como elegir socio de negocio

Muchos emprendedores les gusta hacer las cosas a su manera, es común pensar que todo el trabajo se puede hacer por una persona pero pronto puede llegar el agobio y empezar a quedar mal porque no se cuenta con el suficiente tiempo para cumplir, las oportunidades se empiezan a escapar. Una solución para crecer es conseguir un socio de negocio.

El proceso mental de asociarse con alguien debe ser como un matrimonio, en cierta medida lo es porque se hará un contrato plasmado en una acta constitutiva para formar legalmente la sociedad. Así como casarse, debes pensar en durar para siempre pero tomar las precauciones por si las cosas no salen bien. Es recomendable buen asesoramiento legal y poner todo sobre la mesa, más vale ser un poquito desconfiado.

Lo más lógico en la selección de socio es pensar en un amigo o familiar, muchos expertos no recomiendan eso, es muy diferente el tipo de relación filial y de camaradería a los negocios, se pueden asumir muchas cosas, podría haber exceso de confianza en decisiones, muchas amistades se han perdido de esa forma.

El criterio número uno para elegir un socio es que tenga habilidades complementarias a ti, es decir, si tú eres bueno técnicamente pero no muy bueno con los números, busca alguien que sea capaz en lo financiero y ventas. Por ejemplo, los fundadores de Apple, Steve Jobs y Steve Wozniak formaban un duo complementario, Jobs era el visionario y vendedor por excelencia y Wozniak era el cerebro técnico detrás de los productos.

Cuando se cuenta con el equipo de trabajo que abarca las áreas imporantes, muchas veces lo que se requiere es el capital para comprar la materia prima o el equipo, es ahí donde puede entrar en escena un socio capitalista, cuya función principal será invertir en la empresa. Este socio tendrá un porcentaje de acciones y estará empujando a la sociedad a que produzca para que su retorno de inversión sea lo más rápido posible, se debe entender así, a veces los socios que trabajan día a día sienten recelo por el socio capitalista que solo está esperando que haya utilidades, pero eso es falta de madurez, el rol de cada socio debe quedar claro antes de firmar la sociedad.

Otros puntos no menos importantes que considerar son: la reputación del socio, la situación financiera y que compartan los valores y visión de negocio. Así como antes de casarse se considera la familia de la pareja, el pasado y la personalidad, así se debe evaluar al candidato a socio, después de todo se va a compartir el trabajo, las ideas, el dinero y el tiempo, con todas las intenciones de hacer funcionar la relación para un futuro de éxito y crecimiento financiero.

Me han aconsejado que las sociedades no son buenas, en mi experiencia he tenido muy buenos socios y otros no tanto. Un rompimiento de sociedad es muy doloroso y costoso, como un divorcio. Asímismo las sociedades de negocio no son para todo el mundo, si tienes una personalidad fuerte y crees que tienes la fortaleza para hacerlo tú solo, adelante. Por supuesto que requieres un equipo de colaboradores, pero siempre serás el jefe y no le rendirás cuentas más que a tus clientes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to Top