Atypical

Me recomendaron la serie de Netflix
Atypical sobre un muchacho en el espectro autista que está despertando su interés por el sexo opuesto. Se trata de Sam que tiene 18 años, está cursando la preparatoria y tiene una obsesión por los pingüinos, le gusta mucho la naturaleza porque le ayuda a entender mejor la realidad. Sam es altamente funcional, tanto que va a una escuela regular, habla fluidamente pero es su gran problema es social, como a cualquier persona con autismo, el interactuar con las personas es todo un reto por el lenguaje corporal, los pequeños gestos y convenciones que no comprende.

Me pareció muy interesante la dinámica de su familia. Su mamá Elsa es muy dedicada a él, tiene un gran pizarrón donde organiza cada minuto de la semana, nos identificamos con este personaje porque pone letreros en muchas partes de la casa, tal como lo hace mi esposa. El papá Doug aunque quiere mucho a sus hijos, es algo distante, no halla la forma de conectar con su hijo. Cuando diagnosticaron a Sam, no pudo procesar la discapacidad y huyó de su casa, lamentablemente esto es común en la vida real, los papás son más cobardes para afrontar estas situaciones. Tiene una hermana mayor Casey que es muy cariñosa con su hermano, está siempre para apoyarlo y cuidarlo, pero no tiene tan buena relación con su mamá.

La serie comienza con Sam en terapia, expresando su deseo por tener una novia. Su terapista Julia le empieza a aconsejar pero en cuestiones del amor ella no es tan experta. Sam trabaja en las tardes en una tienda de electrónicos y donde está con su único amigo Zahid que es muy irreverente y como muchos adolescentes, nomás piensan en el sexo. Para suerte de Sam, hay una chica llamada Paige que le gusta y de forma errática y graciosa llegan a congeniar hasta llegar a ser novios.

Atypical hace buen trabajo en describir como es la mente de una persona dentro del espectro autista. Por ejemplo, las cosas que les parecen graciosas son muy diferentes a lo de un “típico”, y en ocasiones se acuerdan de eso chistoso y se ríen de la nada. En una escena Sam se porta con mucha franqueza con su novia pero la hiere, hasta que ella se lo hizo saber con forma dramática se da cuenta de que cometió un error y hace lo posible por enmendarlo. Sam comenta que sí tienen empatía los autistas.

El desgaste que provoca el espectro autista en una familia también se refleja en la relación de los papás de Sam. Si tener hijos es muy complicado, tener uno con discapacidad se multiplica. Los papás de Sam también van a terapia de padres de familia, es muy útil saber cómo otras familias manejan las adversidades y desahogar las frustraciones. La hermana de Sam canalizó en el deporte su ansiedad convirtiéndose en la mejor corredora de la escuela, pero su vida sentimental es complicada, tiene miedo a entregar su corazón.

Definitivamente recomiendo esta serie, se nota que los creadores están muy empapados con la problemáticas del espectro autista y a la vez hicieron una historia dulce y conmovedora. Los padres de personas con autismo van a relacionar muchas de las situaciones y los típicos podrán entender más el misterio que es el espectro autista.